"Los Cuentos Populares Son Muy Anarquistas"

From Staffwiki

Jump to: navigation, search

El día de hoy os traemos una recopilación de 10 cuentos para dormir felices que os van a encantar, y indudablemente vuestros hijos gozarán con ellas. Con estos Cuentos populares de África el lector va a poder viajar por todo el continente negro (no identificado por sus fronteras políticas -fruto, como es sabido, de las avaricias territoriales de las potencias coloniales y ahora de las elites y oligarquías que rigen cada uno de ellos de los países-, sino por los grupos étnicos que se extienden por geografías y paisajes muy diferentes a lo largo y lo ancho del continente) y va a poder ir descubriendo historias que sorprenden, primeramente, por la sencillez estilística, -conseguida con un lenguaje refinado y sin accesorios-, en contraposición siempre a la profundidad temática de las narraciones.

— No me hiciste caso tampoco esta vez, mas te ayudare porque me das hiere, te llevare al castillo de oro, cuando llegue la media noche debes saltar sobre la princesa la que se dirige al baño a esa hora, debes besarle en la boca y decirle que deben partir, mas por mas que la princesa te lo solicite no dejes que se despida de sus padres — Recomiendo el zorro indicándole que se subiese a su lomo.

9. "Mamá, no puedo dormir", Brigitte Raab y Manuela Olten, ed. Takatuka (+3-4 años): en este cuento tierno y entretenido la protagonista no puede conciliar el sueño y va llamando a su madre, la que, muy paciente y comprensiva, le va contando que debe buscar su forma de dormir, puesto que todos tenemos nuestra forma, aun los animales: los peces con los ojos abiertos, los murciélagos boca abajo, los leopardos encima de una rama de árbol, etc.

Exclamó muy confundida… te daré día a día tus besitos de algodón, cada noche en lugar de llanto vas a oír mi canción, porque Dios no ha escuchado agradecimiento en mi oración, cuando al ser prácticamente anciana le solicité su compasión, que me diera la fortuna de poder ser madre yo, para apoyarme en mi hijo cuando el cansancio me alcanzara pero al tenerte entre mis brazos la tristeza me embargaba.

Con los mayores ya no lo hacemos, pero con Valeria todavía proseguimos el ritmo, eso sí, en vez de contar el cuento en su habitación , lo hacemos en el salón, pues no hay forma de que se duerma sola, y si algo me ha enseñado pasar 3 veces por la maternidad, es que no puedes acelerar la maduración de un pequeño, ni obligarlo a dormir cuando no quiere.

Los cuentos permiten al pequeño trabajar con sus enfrentamientos internos y es por esta razón que, con mucha frecuencia, suelen pedir al adulto que les cuente una y otra vez exactamente el mismo cuento, ya que es a través de la reiteración como pueden darle sentido y realizarlo hasta cerrar la historia al extraer sus propias conclusiones — enseñanza— al paso que fomentan y ejercitan su imaginación y creatividad.

Sin embargo, se debe aclarar que los cuentos de Andersen, de esta forma sean tristes, y en ocasiones demasiado tristes, son cuentos de navidad en ingles que apasionan a los pequeños no sólo porque su honda sensibilidad poética hace más leve el dolor, sino más bien asimismo por el hecho de que sus protagonistas, pese a las peripecias y adversidades de la vida, tienen la magia de tener un final feliz como en El patito feo".

En los cuentos infantiles, se aprecia una sempiterna lucha del bien contra el mal con un arquetípico dualismo que imbuye en la psique de los pequeños estas dos caras de la vida mediante tan maniqueo planteamiento, transmitiéndoles el mensaje de que la lucha contra las dificultades de la vida es ineludible y también inherente a la condición humana.

En el orden de las pruebas inmediatas, debemos recordar cómo la religión cristiana, como en todos y cada uno de los países, sólo ha alterado cosas muy superficiales en el cuento popular y, por supuesto, no ha podido contra la esencia de lo maravilloso, que es el objeto mágico, como símbolo -digámoslo ya- de apertura incondicional a lo ignoto, de total negación de las doctrinas y, en definitiva, de afirmación del planeta precisamente por el contraste con lo que no pertenece a él.

Personal tools